domingo, 5 de agosto de 2012

Perder el miedo al miedo

A mi nuevo compañero de trabajo le gusta hablarme de lo importante que es no ponerse límites a uno mismo, de atreverse, de arriesgar. Si el no ya lo tienes, lo peor que te puede pasar es obtener otro. Lo mejor, recibir un sí. Visto de este modo, merece la pena intentarlo.

12 comentarios:

Sonia dijo...

Visto de este modo sí, pero a veces es mejor no hacerlo.
Estoy de sorteo, siquieres pasarte te espero encantada.
Bss

Nómada planetario dijo...

Estoy conforme con esa teoría. El modelito de bañador seguro que haría furor en su época.
Besos sin fronteras.

icHiGo. perO no sOy friKi dijo...

Siempre hay que atreverse a todo! Es mejor un lo intente y no funciono a un ¿Qué hubiera pasado si? :D

Darthpitufina dijo...

Yo al menos, prefiero no quedarme con la duda. Siempre pensé que lo peor que me puede pasar es arrepentirme de no haber hecho algo, la vida es demasiado corta para estancarla entre condicionales.

Besines!!

CMQ dijo...

Tiene toda la razón tu compañero. Lo de mirar atrás después de un tiempo y pensar "y por qué no lo hice??" tiene que ser muy triste...

BLOGOSFERIA dijo...

Pues sí...si de veras se desea algo...al menos hay que intentarlo!!bss!

La Avispa dijo...

Totalmente de acuerdo, en estos últimos tiempos nos estamos acostumbrando mucho a oír "no", "no puede ser", "no es posible", "ahora mismo no", y es en estos momentos cuando más hay que luchar y arriesgar para conseguir el "sí". Un beso!!!

Fleur d'air dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Hay veces en que merece la pena arriesgar un poco.

http://www.cashmereflowers.blogspot.com.es/

Beatriz dijo...

¿Quién dijo miedo?...
Eso no existe... ;)

Estela dijo...

Esa frase la escuché muchas veces, y la comparto.. El no ya lo tenes, hay que ir siempre a buscar el si.
Bonito tu blog! saludos

g dijo...

todo merece la pena, nunca se sabe!!

ElTiempoPerdido dijo...

Esa clase de comentarios los suelen hacer los chicos a los cuales les gusta la chica a la que se lo están diciendo, pero que son vergonzosos, inseguros y miedosos y no se atreven a dar el primer paso, por lo que intentan ver si a tí le gustas y le das cualquier pista o muestra de interés para poderse lanzar sin arriesgar demasiado.