miércoles, 26 de septiembre de 2012

Otoño

A mí que no me cuenten historias. El otoño es la estación del amor se mire por donde se mire. Tiene que ser así, con los días más cortos, las noches más largas, aire fresco, hojas secas y calles semi vacías. Tiene que ser así, porque yo en otoño me vuelvo mucho más tontorrona de lo habitual e incluso me apetece perder un poco la cabeza y, de paso, los papeles.  Tiene que ser así, aunque al último amor de mi vida lo conociera a principios de febrero, ni siquiera de este año, sino de hace dos, cuando del otoño no quedaba ni el recuerdo. Aunque un inesperado remolino me envolviera recién estrenado junio, cuando ni siquiera pensaba en nada nuevo. Porque aún guardo miradas sin estrenar, detrás del cristal, como ahora mismo.

9 comentarios:

Srta. Moneypenny dijo...

Siii???? ... chica, a mi es que el frio me corta el rollo... y la lluvia es que ya no te digo más...

AtaqueEscampe dijo...

Estoy contigo! El amor en otoño....no tiene homólogo en cualquier otra estación!

Sergio DS dijo...

Es posible, sólo posible, porque como el despertar primaveral no hay nada.

Verillo dijo...

Pues a mi el otoño me da un bajon!!! Que me deja como alma en pena!

BLOGOSFERIA dijo...

Por favor..lo que cuentas es poesía...

Marta dijo...

Estoy de acuerdo. A mí lo único que me molesta del otoño es la oficina. A ella nunca la extraño.

Beatriz dijo...

Sin duda alguna, el otoño no podría ser más romántico. :)

g dijo...

Y yo tiendo a incubar el amor con el calor renovado y vital de principios de verano...

cada una con su estación.

ElTiempoPerdido dijo...

Como especialista es escenas de amor, te diré que no hay estación del amor, sólo ganas de aprovecharlas. El amor de verano es uno de los mejores recuerdos que pueden quedar y más bonitos. El amor de primavera generalmente es impulsivo y visceral. El amor de otoño romántico y nostálgico. Y el de invierno, un amor de cercanía por soledad.