domingo, 15 de enero de 2012

Evolución, por favor

Sé que debo dar punto y final a ciertos asuntos pendientes que voy dejando pasar por miedo a la despedida, y esa no es una actitud correcta. Dejar para mañana no es la solución, hace falta valentía para echar el candado y seguir hacia adelante. Seguro que hay cosas muy buenas esperándome a la vuelta de la esquina, pero es preciso llegar a ellas sin lastres.

4 comentarios:

dijo...

Muy cierto...

Juana la Loca dijo...

a veces no es que no pongamos punto y final, sino que vamos dejándo de lado otras cuestiones...

Noelplebeyo dijo...

pues sí...que después pesan

ElTiempoPerdido dijo...

Qué candado ni qué leches. Hay gente a la que no debes apartar de tu vida, lo que pasa es que te quedas arrefunfuñando en la soledad de tu cuarto dándole vueltas al coco.

Vente a vivir la vida Aída, que hay gente que querría vivirla contigo.