sábado, 30 de junio de 2012

Mirar lo prohibido y pensar: ¿por qué no?

Supongo que a todos nos gusta de vez en cuando jugar con fuego, aún sabiendo que podemos resultar quemados. Últimamente me noto carente de adrenalina y quizás algo tan sencillo como eso sea la causa que me empuja hacia ese lugar. Confío en mi buen criterio y en saber escapar en el último momento.

11 comentarios:

raúl dijo...

cuidado con el fuego, que mira lo que está pasando en valencia!

Juana la Loca dijo...

pues es verdad que a veces es necesario algo de locura para salir de esta rutina que nos agobia.... espero que sepas retirarte a tiempo de no quemarte...

Lady Tea dijo...

¿locuras?... las que hagan falta perooooo si lo de lo que estás hablando es de alguien casado.. NI TOCARLOS.. HACEN PUPA!!..

Besos

pd: creo que me vuelvo malpensada.. pero yo te lo digo porsiaca..jajajajaja

BLOGOSFERIA dijo...

A veces hay que arriesgar un poco para divertirse!bss!

Sergio DS dijo...

No salgas muy chamuscada, el riesgo es real.

Lili dijo...

Yo siempre he sido de lanzarme, pero ahora no, que nuestra capacidad de escapar a veces falla y nos quedamos atrapadas sin posibilidad de escapar indemnes.
Besos, preciosa. Y feliz semana

Verillo dijo...

De vez en cuando hay que ponerle un poco de emocion a la vida!
un beso!

Leralion dijo...

Pero precisamente en ese riesgo está la gracia. Definitivamente sí, a veces toca romper platos.

La Avispa dijo...

Bueno, a veces merece la pena quemarse un poquito, depende de lo que saques de ello, no siempre es algo malo o negativo.
Un beso!!!

Carol Munt dijo...

Hola guapísima. ¿Sabes? Hay una cosa en mi blog para ti... ;)

Andrea dijo...

Conozco esa sensación, y quemarnos un poco de vez en cuando para sentir que seguimos vivos no está del todo mal. Eso si nadie sale perjudicado, en caso contrario échale agua hasta que no quede ni el humo.