sábado, 3 de diciembre de 2011

Perfecto

El día de ayer fue la clara muestra de cómo las sorpresas siempre están aguardando el momento oportuno. Siete horas geniales, todas seguidas, en fila, una tras otra. A veces todo merece la pena.

4 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

pues solo hay un reto: repetirlas otros días

Beatriz dijo...

Nunca se sabe lo que la vida nos deparará... Gracias, que muchas veces son cositas que nos llenan de alegría la existencia. Me alegro por ti, princesita. Muaakkk

Espérame en Siberia dijo...

¡Qué bonito por ti!

Muchos besitos, bella. Esta foto de Monroe me ha hecho la vida entera :D

Patri dijo...

Qué guay! En serio? Qué pasó?