lunes, 4 de junio de 2012

Ring, ring...

Muchos dicen que la tecnología hace que descuidemos las relaciones sociales, al menos las que deberían tener lugar cara a cara. No puedo estar más en desacuerdo. Hay momentos que piden a gritos tener un teléfono a mano, ya sea para dar ánimos, reconfortar, o manifestar que estás recordando a esa persona. Yo llegué a estar horas escribiendo bobadas vía whatsapp hasta las tantas de la madrugada, a mirar el móvil de reojo en el trabajo esperando una foto o un 'buenos días', a despertar en mitad de la noche y ver un 'te echo de menos' capaz de quitar cualquier pena. Esos momentos de intimidad, de cercanía, pese a tener una pantalla de por medio, no nos los quita nadie.

1 comentario:

Cristina dijo...

Hay amistades ciber que reconfortan el alma! Bonito post, abrazos miles.