miércoles, 5 de octubre de 2011

Siempre nos quedará mañana, si llegamos...

Últimamente me he dado cuenta de lo mucho que me gusta que estén pendientes de mí. Y sé que no es estrictamente necesario estar saliendo con alguien o verse todos los días para sentirse acompañado, aún en la distancia. Se pueden pasar las horas con alguien que no está presente físicamente y eso, se mire por donde se mire, es bueno. A mí no me gusta la sensación de echar de menos. No me gusta el olvido, ni las distancias insalvables. Por eso incluso podría decirse que esto, es mejor que nada.

9 comentarios:

Tere dijo...

a mi tmabien me encanta que esten pendientes de mi jaja, la verdad es que quiero ser peter pan y no crecer jamas (en edad jaj) !

besitos!

Sicilia dijo...

Después de un invierno malo una mala primavera.

En el Otoño mejor, Aída??
Seguro que si.

Un piacere

Sicilia.

CMQ dijo...

Esa visión positiva me gusta. Es la misma que tengo yo cuando no puedo respirar porque la ausencia me ahoga... lo que tengo, lo que siento, es mejor que nada.

(He vuelto. Y sigues sin aparecer actualizada en mi blogroll... ayss)

Un beso.

flower dijo...

¿Y a quién no le gusta que estén pendiente de ella o de él? Nos encantan los mimos, el recuerdo, el saberte pensada, deseada, sentida... lo que sea, pero algo.

Un beso,

semilla dijo...

Y a mí....no me gusta echar de menos y no me gusta no ver a los que quiero....me gusta que me hagan caso y me gusta que me escriban aunque sean mails y que me llamen...quiero que me llamen

Larisa dijo...

Ahora, que te den mimos. ¡Si ej que no pué ser, rubia, no pué ser!

¿Cuándo te decidirás a hacer algo grande como, por ejemplo, formar una familia con C.H?

(¡Eh, Sicilia ha citado a Fito! ¿Procedemos ya con la ejecución?)

El silencio y otras palabras dijo...

A todos nos gusta que estén pendientes de nosotros, incluso los días en los que decidimos quedarnos a solas en casa. La sensación de echar de menos no gusta a nadie ¡pero la cantidad de entradas que inspira!

Lari: ¿quién es C.H? Se me dan fatal las iniciales...

rombo dijo...

Qué bueno eso de estar acompañado en la distancia...

Sergio dijo...

La ausencia y la añoranza es buena siempre que en un momento se resuelva, sino poco aporta.
O eso creo.